¿Dudas?

Leyendo “El aroma del tiempo” he descubierto que por el camino de la duda también podemos llegar a alguna parte.

Tal vez no en línea recta, pero sí paso a paso, allí donde la sensación de no saber ensancha la mirada y nos invita a vaciar la cabeza y comprobar que “Quien no logra detenerse no tiene acceso a algo verdaderamente distinto”.

El autor cuenta bonito que pensar, en alto alemán, significaba viajar, ponerse en camino.

Fotografía: 27 de marzo 2017 en Samos, Camino de Santiago.